Se espera de las mujeres un modo pacífico de protesta

Carolyn Eichner es profesora en el Departamento de Historia y Estudios de Género y de las Mujeres de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos y se especializa en la historia moderna de Europa. En esta entrevista da cuenta de varios movimientos y eventos de la resistencia feminista de los últimos 200 años que han sido confrontativos, expresando el malestar de las mujeres con una sociedad ciega y sorda a sus reclamos. Mujeres que obligaron en 1789 al rey de Francia a dar cuentas al pueblo; que dieron vuelta urnas como protesta por la resistencia al sufragio femenino; que incendiaron iglesias e hicieron huelgas de hambre; y que inspiraron al feminismo y a otros movimientos sociales que llegaron después que ellas. “Se espera de las mujeres que sean pasivas y tolerantes –afirma Eichner-. Cuando las mujeres se enfrentan, están rompiendo normas tradicionales de género, lo que perturba el status quo. Y toda perturbación del status quo asusta y enfurece a aquellos que se benefician del mismo.”

Por Sarah Babiker

COMUNICAR IGUALDAD- Carolyn Eichner es profesora en el Departamento de Historia y Estudios de Género y de las Mujeres de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos. Doctora en Historia Moderna de Europa, ha publicado varias obras sobre la Comuna de París, y otros episodios relevantes para el feminismo europeo. Esta entrevista es la primera de una serie en la que conversaremos con especialistas procedentes de diversas regiones para abordar las diferentes formas de resistencia que ha ido adoptando el feminismo a lo largo del mundo y a lo ancho del tiempo.

¿Podría darnos algunos ejemplos históricos de feministas o movimientos de mujeres desafiando abiertamente leyes e instituciones a través de sus acciones?

Hay un número increíblemente enorme de ejemplos en muchos países en los últimos 250 años. En 1789, durante la Revolución Francesa, cientos de mujeres marcharon los 20 kilómetros que separan París de Versalles llevando armas y arrastrando cañones, entraron en los aposentos del rey y le obligaron a volver a París y enfrentarse a las preocupaciones del pueblo respecto a la crisis económica. En 1871, miles de mujeres participaron en la guerra civil revolucionaria conocida como la Comuna de París. Mujeres de las clases trabajadoras ocuparon iglesias y organizaron encuentros políticos revolucionarios en ellas, en los que condenaban tanto las acciones de la Iglesia como del Estado. Y en 1908, la sufragista feminista Hubertine Auclert entró en una sede electoral y volcó las urnas como protesta por la negación del voto a las mujeres. En Inglaterra, las activistas por el sufragio habían sido pacientes y pacíficas por décadas y, finalmente, a principios del siglo XX, muchas de ellas se radicalizaron, lideradas por Emmeline Pankhurst y sus hijas Christabel y Sylvia. Este grupo incendió iglesias (la Iglesia Anglicana se opuso al sufragio de las mujeres), se encadenaron a las puertas del Buckingham Palace, y atacaron las casas y negocios de políticos que se oponían a ellas. Y cuando fueron arrestadas realizaron huelgas de hambre. En Estados Unidos, Alice Paul, una sufragista que había vivido en Inglaterra y estaba influida por las Pankhurst, trajo el radicalismo al movimiento sufragista local a inicios del siglo XX. Las protestas de las mujeres incluían piquetes en el exterior de la Casa Blanca durante la Primera Guerra Mundial, acusando al presidente Wilson de ser antidemocrático y simpatizar con el enemigo alemán de Estados Unidos, el Kaisser Guillermo. Las mujeres arrestadas se declararon también en huelga de hambre.

¿Cuál fue el impacto de este tipo de acciones en sus respectivas sociedades? ¿Y en la lucha por los derechos de las mujeres?

El impacto fue diverso. En el ejemplo francés de 1789, (conocido como “La Marcha de las Mujeres en Versalles”, o “Los días de octubre”), el rey fue forzado a regresar a París. Además aportó un ejemplo a seguir para el activismo radical de las mujeres durante los siguientes cuatro años de la Revolución Francesa. En 1871, muchas mujeres (y hombres) fueron arrestados o abatidos en las calles (el ejército francés masacró 25.000 ciudadanos en las calles durante la última semana de la Comuna de París). Pero proveyeron un ejemplo de las posibilidades del activismo radical de las mujeres que fue usado como inspiración incluso tan recientemente como en algunos de los movimientos Occupy en Estados Unidos (especialmente una mujer, Louise Michel, quien es la más conocida activista de la Comuna de París). El ataque a las urnas de Hubertine Auclert atrajo gran atención mediática a su causa (pero las mujeres no consiguieron el derecho al voto en Francia hasta 1945). Tanto en Reino Unido como en Estados Unidos, los movimientos sufragistas radicalizados dieron a su causa una enorme visibilidad, y muy probablemente hicieron realidad el sufragio femenino antes de lo que se hubiese conseguido de otra manera.

¿Por qué sabemos tan poco de estas acciones?

¡Porque en la mayoría de las escuelas, las clases de historia, los libros, todavía se excluye a las mujeres! En los pasados 45 años, la Historia de las Mujeres, que se ha desarrollado hasta convertirse en Historia del Género y las Mujeres, resultó en un movimiento de rápida emergencia para re examinar el pasado, no sólo añadiendo a las mujeres, sino reconsiderando la historia, observando lo que tanto hombres como mujeres han hecho, pensado y escrito. Por supuesto aún hay resistencias hacia este enfoque, pero en Estados Unidos y cada vez más en Europa ha sido aceptado. Los estudios históricos que realmente reconocen lo que el conjunto de la población, no solo el 50%, ha hecho, son el modo de conseguir una comprensión más clara de lo que pasa en nuestro mundo y sus causas.

¿Son las mujeres que llevan a cabo acciones confrontativas consideradas particularmente subversivas en razón de su género?

Absolutamente. De manera particular históricamente (pero también en la actualidad), se espera de las mujeres que sean pasivas y tolerantes. Así, si protestan se espera que lo hagan de un modo pacífico y “femenino”. Cuando las mujeres se enfrentan, están rompiendo normas tradicionales de género, lo que perturba el status quo. Y toda perturbación del status quo asusta y enfurece a aquellos que se benefician del mismo.

COMENTARIO

Este es un artículo extraído de “COMUNICACIÓN PARA LA IGUALDAD”

Lo introduje en mi blog por su interés  para mujeres y hombres modernos y democráticos, y porque suscribo lo expresado por Carolyn y porque  creo que se sabe muy poco de estos temas ,y en algunos  países  como el nuestro protestamos muy poco las mujeres, aunque todas sabemos que los derechos no se consiguen fácilmente , por eso duermen en los cajones de los y las parlamentarias tres proyectos indispensables para  la vida democrática 1- ley de salud reproductiva más conocida como ley F ilizola 2- ley contra toda forma de discriminacion y 3- ley integral contra toda forma de violencia contra  la mujer. Qué emocionante sería ver saliendo a las calles a mujeres de todas las edades reclamando estas leyes tan necesarias que no tenemos y nos coloca en los últimos lugares del mundo por no contar con ellas . Lo dejamos aquí por ahora , japytá koápe (en guaraní)

Deja un comentario